Una sentencia del Tribunal Supremo da la razón a los trabajadores que denuncian la consecutividad de sus contratos temporales, ratificando su transformación en contratos indefinidos