Los trabajadores autónomos pueden cambiar su base de cotización hasta cuatro veces al año