La modalidad del contrato laboral eventual no es un comodín como a veces se pretende por la empresa empleadora