Interesante sentencia sobre quién de las partes del contrato de préstamo hipotecario debe asumir los gastos de su constitución