Es delito la conducción etílica aunque el recorrido con el automóvil sea nimia, en el caso de la sentencia comentada: 2 metros