El Juzgado de lo Social nº 40 de Madrid declara la nulidad de un despido en el INIA, aplicando de manera ejemplar la doctrina del Tribunal Supremo.