El Gobierno no puede impedir de forma absoluta los despidos como fórmula para solventar la crisis económica