El contrato de arrendamiento de vivienda no forma parte de los bienes gananciales. Es necesaria la subrogación en el contrato.