Una sentencia reconoce el derecho a anular vacaciones coincidentes con el estado de alarma