Una mujer por dar de comer en el alféizar de la ventana a palomas debió abandonar su casa un año y fue sancionada con 1.300 €