Una hipoteca inmobiliaria no constituye una garantía alternativa en la consignación judicial para recurrir