Tras el divorcio, el trabajo en precario en negocios familiares, con anterioridad, da lugar a compensación económica.