Se considera accidente laboral el síndrome del trabajador “quemado”