Por motivos formales, se declara improcedente el despido de un camarero que acudió borracho al trabajo en tres ocasiones