JOSÉ BALTASAR PLAZA FRÍAS

Socio Director Bufete Rosales

Por fin llegó. Tras algo más de un año de espera, los peritos del Banco de España, Pablo Hernando y Santiago Ruiz-Clavijo, han presentado en la Audiencia Nacional el Informe sobre la Ampliación de Capital de 2016 del Banco Popular y su Resolución y posterior Venta al Banco Santander por 1 Euro.

Trescientos folios de informe que estudiaremos y analizaremos detenidamente en los próximos días, pero de los que ya podemos extraer y destacar las más importantes conclusiones, que son las siguientes:

1ª.- La causa principal de la Resolución Administrativa del Banco fue la fuga de depósitos y la consecuente falta de liquidez de la entidad.
2ª.- Las Cuentas Anuales y datos económicos de la entidad que se reflejaban en el Folleto de la Ampliación de Capital de 2016 no respetaban la normativa contable.
3ª.- Las estimaciones de solvencia, pérdidas y coberturas del Folleto respecto de la entidad no fueron válidas ni reales, debido a su excesivo optimismo. Y esto es lo mismo que decir que el Folleto no reflejaba la imagen económica fiel de la entidad.

¿Qué efectos prácticos tiene esto sobre los afectados? Pues muy claros: que todos aquellos clientes e inversores del Banco que decidieron acudir a la ampliación de capital de 2016 podrán recuperar el 100% de su dinero invertido, más intereses legales, costas y gastos, a través de la interposición de una demanda civil alegando un vicio en el consentimiento al estar equivocados por la falsa apariencia de solvencia que el Banco ofreció en el Folleto de la ampliación.

Idéntico al caso Bankia en su salida a Bolsa de 2011 y en el que se ganaron todos los procesos judiciales.

Ya puede ir provisionando el Banco Santander dinero para cubrir la avalancha de demandas que se le acumularán por este asunto.

Y mientras tanto, claro, la investigación y la causa penal sigue adelante para averiguar hasta qué punto pudo haber una voluntad deliberada de engaño por parte de los Directivos y Consejeros de la entidad y para ver desde cuándo las cuentas anuales del Banco podrían haber estado afectadas de irregularidades contables, lo cual podría dar amparo y cobertura al resto de clientes e inversores de la entidad al objeto de resarcirse y recuperar el dinero invertido.