Ocupar una vivienda sin la pertinente autorización de su titular constituye un delito de usurpación de vivienda