No se puede vincular la duración de un contrato de obra a que el contratista disminuya su actividad por decisión de la empresa