NO SE PUEDE DESPEDIR POR USAR INTERNET CON FINES PERSONALES SI LA EMPRESA NO REGULA EXPRESAMENTE SU UTILIZACIÓN