No se computan las dietas percibidas por el padre para determinar la cuantía de la pensión de alimentos del hijo