No puede imponerse a una hija de 16 años un régimen de visitas con un progenitor si ella no desea relacionarse con él