Las indemnizaciones por daños y perjuicios ocasionados a un trabajdor forman parte del caudal hereditario