La finalidad del préstamo es lo que determina la condición de consumidor o de empresario