La empresa no está obligada a anticipar los gastos contraídos por los empleados por cuenta del trabajo