La discrecionalidad de la Administración tiene límites en nombramientos de puestos de libre designación y comisión de servicios.