LA DESATENCIÓN DEL PADRE EN EL CUIDADO DEL HIJO CONLLEVA LA ATRIBUCIÓN EXCLUSIVA DE LA CUSTODIA A LA MADRE.