El TS limita el efecto de los pactos de no concurrencia