El TS ha confirmado la condena a una empresa por orientar una de sus cámaras simuladas de vídeo hacia una propiedad ajena