El TS con su sentencia de 21 de octubre de 2015 avala las demandas colectivas para productos financieros.