El Tribunal Supremo ha puesto coto a las ventajas fiscales de las empresas familiares en el ISD. Ya era hora que se hiciera.