El trabajador no está obligado a proporcionar a la empresa su correo electrónico ni el número de su móvil si no lo desea.