El síndrome de sensibilidad química múltiple se considera enfermedad profesional