EL PRNCIPIO "NON BIS IN IDEM" PERMITE SANCIONAR UNA INFRACCIÓN FISCAL: ECONÓMICA Y PENALMENTE