El hecho de que un empleado público consienta la utilización sucesiva de contratos no le priva de la protección laboral