El conductor está obligado a someterse a la segunda prueba de medición de alcoholemia