Declaran improcedente el despido de un trabajador grabado por un detective privado robando medicamentos.